Apalancamiento: otro modo de invertir

Ley de la palanca en Forex

Nos gustaría explicarte para qué sirve el apalancamiento en Forex. Entender el apalancamiento no es tan sencillo como saber que con 1:2 dispones del doble de dinero para abrir operaciones, porque en realidad, no es así.

¿Quieres saber por qué? Te invitamos a que sigas leyendo…

Ley de la palanca en Forex
Nuestro bot emplea la ley de la palanca en los mercados de Forex

Table of Contents

Ley de la palanca

Lo del apalancamiento viene de muy antiguo. Nuestros prehistóricos, los mismos que tal vez todavía blandían una lanza con punta de sílex para derribar algún que otro mamut, también utilizaban la ley de la palanca para levantar pesos muy superiores a lo que su fuerza directa permitiría.

Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo

Pitágoras 100 a. C.

La palanca sirve para amplificar la fuerza mecánica que se le aplica a un objeto para incrementar su distancia o fuerza recorrida en respuesta a una fuerza aplicada. Esta amplificación depende de la longitud de una barra rígida que se apoya en un punto único, así como de la distancia que queda a cada lado de la barra. La ilustración anterior es demostrativa de cómo, usando la palanca adecuadamente, podemos mantener un equilibrio de fuerzas de 5:100. Pues este mismo equilibrio de fuerzas, es el que se aplica a los mercados financieros.

Apalancamiento en Forex

Ten en cuenta que 1 lote de EURUSD cuesta 100.000 EUR. Si el mínimo que te permite operar un bróker es de 0,01 lotes —en cuenta Estándar—, necesitarías 1000 Euros para poder operar ese mínimo. A eso habría que añadirle que tu posición abre siempre en negativo —debido al spread—, con lo que necesitarías bastante más, mucho más, para no incurrir en una gestión de riesgo muy elevada. Algo comúnmente aceptable como exposición de una operación dentro del mercado se considera entre un 1% y un 5% del total del balance la cuenta —de pérdida en caso de que la operación vaya en tu contra—. Con 1.000 Euros, ya te contamos que no podrías conseguirlo y tampoco con 10.000. Incluso si dispones de 100.000 Euros. La única solución a esto es disponer de mucho más dinero o… apalancarte.

Apalancarse en un mercado financiero, permite operar con la misma cantidad de dinero en cuenta, como si dispusiéramos de una cantidad proporcional al apalancamiento ofrecido. Pero esto es una visión muy sesgada de la realidad.

Solemos decir que cuando nos apalancamos, el bróker nos “presta” de forma “gratuita” su dinero para que podamos invertirlo en el mercado. Pero ni este préstamo es gratuito ni es tal préstamo. En realidad, lo que está haciendo el bróker es facilitarnos el apalancamiento necesario para que tú y yo podamos participar de un mercado donde el lotaje mínimo es de 0,01 sobre 100.000 unidades de la moneda base.

Pero que nos facilite apalancamiento, no significa que esté multiplicando nuestro dinero por 500, 1.000 o 2.000. Lo que hace el apalancamiento del bróker es que, cada vez que duplicamos el apalancamiento, el bróker a cambio, nos permite dividir a la mitad el margen o lo que es lo mismo, la cantidad que reserva el bróker para abrir las operaciones. Y esta es la ventaja de apalancarse.

El apalancamiento no multiplica el capital sino que divide el margen para ampliarlo y así es como facilita que podamos abrir más operaciones

Errores habituales del apalancamiento

Piensa ahora —no te será difícil entenderlo—, que nadie te va a ofrecer el caldero de oro al final del arcoíris. Los brókeres, especialmente los que actúan como contraparte de nuestras operaciones —llamados también Market Maker—, junto con un montón de bonos por apertura de cuentas —no los uses, pues dan una falsa sensación de seguridad—, nos ofrecen a los novatos “multiplicar nuestro dinero”, todo gracias al apalancamiento. ¡Maravilloso!, ¡alabado sea el bróker!

La trampa es que, para los novatos como nostros, ese apalancamiento también nos da la sensación de poder utilizarlo para maximizar las ganancias y no para aumentar nuestro “margen de maniobra”, que es para lo que existe.

Si nuestras operaciones van sobreapalancadas gracias al maravilloso 1:1000 o 1:2000 que nos “regalan”, el bróker ganará en el momento, por esa seguridad incierta, entremos con más lotaje del debido a las operaciones. Esto provocará que, si nos equivocamos —y Murphy dice que lo haremos—, nuestro Margen, se reducirá a una velocidad proporcional a la relación lotaje/apalancamiento. Esto, si somos ganadores porque tenemos una estrategia ganadora, nos permitirá ganarle más al mercado. Pero en realidad no somos ganadores, somos novatos, pequeños pececillos rondando las fauces de un gran tiburón blanco hambriento. Cuando nos hayamos equivocado las suficientes veces, nuestro margen acabará bajando hasta el punto del Stop Out, que es el margen al que nuestro bróker se reserva el derecho de cerrar todas las posiciones abiertas. Y esto asegura que la cuenta estará quemada, acabada, difunta, caput… se te acabó el chollo de ganar dinero. Tu cuenta está en manos de San Pedro.

market leverage

 

Este es el truco del Mago de Oz… perdón, del Mago de Forex o Market Maker Wizard, que queda más cool.

Usos del apalancamiento en Forex

El margen lo podemos medir en su porcentaje con respecto a la Equidad de nuestra cuenta —balance de la cuenta más las ganancias o pérdidas en juego—. Este porcentaje nos ofrece una visión realista sobre la salud de nuestra cuenta. Por lo tanto:

Al aplicar el doble de apalancamiento, reducimos a la mitad el divisor de esta fórmula. De este modo, alejamos el momento teórico de nuestra defunción, porque somos amigos de San Pedro, pero solo queremos verlo por videoconferencia.

En el caso de un bot de martingala —como Ducibus Pro—, subir el apalancamiento de 1:500 a 1:1000—el bróker pasa de “prestarnos” 500 por cada 1 a 1000 por cada 1 de la moneda que nosotros dispongamos—, te permitirá alguna operación más, todo ello en función de qué tan cerca de la muerte estés, pero no más de 2 ó 3 operaciones más. Subiendo el apalancamiento a 1:2000, aumentaríamos los “fregaos” en los que puede estar metido nuestro amado Ducibus en otras 2 o 3 operaciones más. ¡Y ojo! Esto solamente servirá cuando el algoritmo implicado está balanceado en su operativa, es decir, uno o dos de los algoritmos de Ducibus están en esos ciclos avanzados de martingala y no los tres. Afortunadamente y al contrario que otros bots ya descritos similares a Ducibus, nosotros hemos puesto bajo control el número de algoritmos que se pueden ver metidos en estos líos y lo hemos limitado a 2 de 3 —con el modo Clásico Light—, con la posibilidad desactivar cualquiera de los algoritmos de forma independiente.

Así que cuando recomendamos un apalancamiento para usar con nuestros bots, no es por el capricho de que aumentes tu riesgo de forma proporcional, sino por la necesidad que tenemos, por el tipo agresivo de operativa de un bot de martingala, de reducir el riesgo aumentando el margen.

Del mismo modo, aumentar el capital cuando el bot se encuentra en apuros, no aportará más que un poco más de margen a tu operativa. No queremos decir que esto sea malo, al contrario, te puede permitir algo de movimiento. Os enseñaremos a usar esta estrategia de cobertura como si de un extintor que debe apagar un fuego se tratase. Pero os insistiremos que solo lo hagáis cuando las condiciones del mercado son las adecuadas y la esperanza matemática de que la martingala acabe en beneficio está a nuestro favor. Y esto, al fin y al cabo, es el análisis técnico del gráfico.

En definitiva, duplicar el apalancamiento no duplica el número de coberturas del bot Ducibus, porque el lotaje de cada nueva operación es exponencial —mediante el lotExponent— y no artimética. Y esto es muy peligroso. Repetimos, muy peligroso. ¿Entiendes lo que significa muy peligroso?

Un ejemplo práctico de apalancamiento

Vemos a continuación un cálculo de la cantidad de martingalas que se pueden realizar dados unos parámetros concretos para los algoritmos y balances distintos.

Como puedes comprobar, el número máximo de martingalas —las hemos llamado vidas porque somos así de molones—, nada tiene que ver con el balance. De hecho, usando los mismos parámetros, la diferencia de un balance cinco veces mayor, estriba en poder abrir entre 3 y 5 martingalas más, en función de parámetros como el lotExponent. Así que, ¡cuidado con el extintor! A veces no apaga fuegos, sino que acaba con todo rastro de vida numérica en nuestro balance de trading. Y eso no lo queremos…

Operar con Ducibus requiere estar preparado, saber asumir riesgo y entender cómo funciona la herramienta. Para limitar el peligro y llevarlo al mínimo posible, debes aprender bien lo que tienes entre manos. Nosotros ya lo hacemos y seguimos evolucionando día a día. ¿Tú qué vas a hacer?

Nuestro consejo: Aprende todo lo que puedas. Y cuando hayas aprendido, pon en duda tus conocimientos y vuelve a aprender. ¿Querías la libertad finaciera? La lograrás, pero toda recompensa requiere su esfuerzo. No hay fórmulas mágicas, pero existen los atajos.

¿Y tú qué pensabas que era el apalancamiento? ¿Te ha sido útil esta entrada? Comenta…


Deja una respuesta

Login



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *